16 de octubre de 2012

Iraq: diez años, millones de vidas y miles de millones de dólares más tarde




Por Dennis Kucinich (Congresista de Estados Unidos)



                             



                





Hace diez años, el debate sobre la guerra de Iraq llegó al Congreso en la forma de una resolución promovida por la administración de George W. Bush. La guerra en Iraq costó a los Estados Unidos tanto como $ 5 billones. Desempeñó un papel en el estímulo de la crisis financiera global. Cuatro mil cuatrocientos, ochenta y ocho estadounidenses fueron asesinados. Más de 33.000 personas resultaron heridas.
Nada menos que 1.000.000 civiles iraquíes inocentes fueron asesinados. El costo monetario de la guerra en Iraq es incalculable. Una guerra civil sectaria ha devastado Iraq durante casi una década. Iraq se ha convertido en el hogar de al Qaeda.

La guerra en Iraq fue vendida al Congreso y al pueblo estadounidense con mentiras fácilmente refutables. Tenemos que aprender de este período oscuro en la historia de Estados Unidos para asegurar que no repitamos los mismos errores. Y tenemos que pedir cuentas a quienes engañaron al público estadounidense.

El 2 de octubre de 2002, el día en que se introdujo la legislación para autorizar la guerra en Iraq, envié y distribuí personalmente una nota a mis colegas en el Congreso refutando punto por punto toda la razón dada por el gobierno de Bush para ir a la guerra.

El 3 de octubre de 2002, ofrecí una conferencia de prensa con 25 miembros del Congreso y presenté a continuación una explicación de una hora al Congreso, refutando las mentiras sobre las que se basaba la causa de la guerra.

Quedó claro en la información pública disponible en el momento en que Iraq no tenía armas de destrucción masiva (ADM), que Iraq no tenía ninguna conexión al 9/11, y que Iraq no era una amenaza para los Estados Unidos. Cualquiera que quisiera mirar podido ver la misma información que yo.

Sin embargo, algunos de los principales líderes políticos de Estados Unidos cayeron en el toque de tambor Bush-Cheney-Rumsfeld de la guerra. Dos líderes demócratas estaban entre las adoptadas por el bombo en la Casa Blanca y el argumento de armas de destrucción masiva:

“Creo que los hechos que nos han traído a este voto decisivo no está en duda. Saddam Hussein es un tirano que ha torturado y matado a su propio pueblo … [I] Los informes de inteligencia muestran que Saddam Hussein ha trabajado para reconstruir su química y existencias de armas biológicas, su capacidad de entrega de misiles y su programa nuclear. También ha prestado ayuda, consuelo y refugio a los terroristas, incluyendo a miembros de Al Qaeda “. - La Senadora Hillary Clinton (D-NY), 10 de octubre de 2002.

“11 de septiembre fue el último llamado de atención. Ahora debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para prevenir más ataques terroristas y asegurarse de que un ataque con un armas de destrucción masiva no suceda …. el candidato primero que tenemos que preocuparnos es Iraq … [Saddam Hussein] continúa desarrollando armas de destrucción masiva, incluidas las nucleares “. - El líder del Caucus Demócrata en la Cámara, Richard Gephardt (D-MO), 10 de octubre de 2002.

Incluso los periódicos de mayor confianza de todo el país a ciegas repitieron como un hecho afirmaciones manifiestamente incorrectas por los líderes de ambas partes.

“No se necesita más debate para demostrar que Saddam Hussein es un dictador malvado cuyo continuo esfuerzo es construir armas no convencionales, desafiando las prohibiciones de las Naciones Unidas clara amenaza el Medio Oriente y más allá.” The New York Times, Consejo de Redacción, 3 de octubre de 2002.

A pesar de la avalancha de desinformación, 133 miembros del Congreso votaron en contra de la resolución que autorizó el uso de la fuerza militar en Iraq, entre ellos casi dos tercios del Caucus Demócrata en la Cámara. Siete republicanos, incluyendo a Ron Paul (R-TX), también votaron en contra de la resolución. En el Senado, la votación fue de 77 a 23 en favor de una guerra de elección.

Hace diez años, el Congreso votó a favor de la guerra a una nación que no nos atacó. Esa decisión socava nuestra seguridad nacional y fiscal. Hasta el día de hoy estamos sufriendo de la vuelta de soplo. Mientras que la mayoría de las tropas están en casa, los Estados Unidos mantienen una importante presencia en Iraq a través del Departamento de Estado y sus miles de contratistas de seguridad privados.

La guerra contra Iraq se basó en mentiras. Miles de estadounidenses y tal vez un millón de iraquíes han sacrificado por esas mentiras. La guerra en Afganistán continúa. Nuevas guerras se han propagado en Pakistán, Yemen y Somalia, de conformidad con la interminable “guerra contra el terror”. Este modo de pensar nos pone al borde de una guerra contra Irán. Diez años y billones de dólares más tarde, el pueblo estadounidense en general aún no conoce la verdad. Es el momento de marcar el comienzo de un nuevo período de la verdad y la reconciliación.

(Tomado de The Huffington Post)

2 comentarios:

  1. que habrá sucedido con el comentarista??? porque luego de Irak vienieron unas cuántas más.... terrible país y terrible pueblo.... pero son igual que los israelitas, para ellos la vida ajena no vale nada....

    ResponderEliminar
  2. Hi, Great post. I found you through the blog hop. Now following you.Please follow back on GFC friends if you can. Be sure and check out my new Blog Hop that we just started, It's Weekly Goals Link Up. It's a great way to stay on track. Have a great day. :) Here's the link in case you want to check it out.
    http://lenettacarnes.blogspot.com/http://lenettacarnes.blogspot.com/2013/01/weekly-goals-4-linkup.html Thanks again
    Lenetta

    ResponderEliminar