21 de agosto de 2012

Naciones Unidas: América Latina es una región precaria y desigual

 Dos estudios de la ONU advierten sobre la creciente brecha entre pobres y ricos. La informalidad laboral y los asentamientos urbanos, los desafíos por resolver.

Un informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) recalcó que la pobreza entre la población rural bajó sólo del 60% al 53% entre 1980 y 2010.

La situación no mejoró pese al aumento de las exportaciones agrarias, al auge agrícola y al crecimiento económico registrado por América Latina en la última década.

Entre los pobres de las áreas rurales, menos de la mitad tiene acceso a mercados formales de trabajo y en los peores casos, esa cifra desciende hasta solo el 2%, dependiendo del país.

Según el estudio, esto deja en evidencia que el funcionamiento actual del mercado de trabajo no está distribuyendo los beneficios del crecimiento. Además, los problemas estructurales contribuyen a mantener prácticas como el trabajo infantil y la discriminación hacia las mujeres.

El predominio de la informalidad es clave para entender esta situación, señala el texto de las tres agencias. A ello se suman mecanismos de intermediación laboral y subcontratación que también incidieron en la precarización del empleo y en el aumento de la pobreza.

Otro trabajo, de ONU-Hábitat, indicó que la brecha entre pobres y ricos está aumentando en muchos países de América Latina, considerada la región más desigual y urbanizada del planeta (el 80% de la población vive en ciudades).

"El principal desafío es cómo combatir las desigualdades tan enormes que existen en las ciudades. Es una contradicción grande del modelo económico latinoamericano en general", dijo Erik Vittrup, experto del organismo.

En la región, el 20% de la población más rica tiene, en promedio, un ingreso per cápita casi 20 veces superior al ingreso del 20% más pobre.

En la región, los países más desiguales según la distribución de la renta son, en este orden, GuatemalaHondurasColombiaBrasilRepública Dominicana y Bolivia, mientras que los menos desiguales son VenezuelaUruguayPerú y El Salvador.

Otro de los problemas, señala el estudio, es que más de un cuarto de la población urbana, 111 millones de personas, reside en tugurios o villas miseria, una cifra mayor que hace 20 años.

El informe, titulado "El estado de las ciudades de América Latina", destaca con preocupación que las ciudades latinoamericanas siguen expandiéndose físicamente pese a la desaceleración demográfica, de una manera que "no es sostenible". El número de urbes en la región aumentó seis veces en 50 años.



Fuente: AFP - EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario