13 de noviembre de 2011

En Europa “la democracia está desapareciendo”

Afuera el primer ministro griegoGiorgos Papandreu, reemplazado por un emisario del sistema bancario. Afuera el presidente del Consejo Italiano, Silvio Berlusconi, reemplazado por otro tecnócrata interlocutor del sistema financiero. La crisis de la deuda se cobró más que estas dos víctimas: en España se modificó la agenda electoral, en Portugal los partidos implementaron reformas dictadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, en Irlanda el desastre condujo al mismo callejón. La democracia europea se convirtió en una democracia bancaria. El diputado y economista alemán Michael Schlecht, responsable del grupo parlamentario del partido Die Linke, La Izquierda, analiza en esta entrevista el trastorno de las democracias europeas y denuncia el papel que ha desempeñado el capitalismo alemán en esta megacrisis. Para Michael Schlecht, la democracia se está esfumando del Viejo Continente.

-La democracia europea la están construyendo los bancos, no los electores que deciden por una mayoría. Más allá de lo que pensemos de ellos, Papandreu y Berlusconi son las víctimas más recientes de esta nueva doctrina.

-La respuesta es muy simple. La democracia está desapareciendo día tras día en Europa. Por ejemplo, cuando el pasado 5 de junio se organizaron las elecciones en Portugal, la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo, Unión Europea) pidió a los dos partidos políticos portugueses que podían ganar las elecciones que firmaran un acuerdo, mediante el cual se comprometían a implementar las condiciones impuestas por la Troika. Ahora eso ocurrió con Grecia y le toca el turno a Italia. Por consiguiente, se puede decir que los portugueses no tuvieron elecciones verdaderamente libres. Se usó un arma contra ellos. En realidad, con esta política europea, Alemania está defendiendo con uñas y dientes los intereses financieros, los intereses del mercado. El gobierno de Angela Merkeltiene una actitud muy agresiva en este punto. Es una agresión sin tanques. Pero el resultado es el mismo.

-Ello equivale a decir que Alemania es hoy la gran policía financiera de Europa. Alemania, junto con Francia, ha sido la avanzada del reemplazo de poderes surgidos de las urnas por tecnócratas teledirigidos por los bancos.

-Alemania dando su acuerdo a lo que está ocurriendo. Alemania está preparando el terreno porque tiene un excedente de exportaciones mucho más grande que sus importaciones. En los últimos diez años el excedente alemán alcanzó un trillón de euros. Por otra parte, este excedente gigantesco acarrea una contrapartida del otro lado: hace que la deuda crezca en los países importadores. El 50 o 60 por ciento de la deuda creada por esta política alemana aparece en las cuentas de los demás países de Europa. Todos hablan de la deuda en Europa, pero nadie dice nada sobre el país que gana mucho con esa deuda. Y ese país es Alemania. La deuda de los países europeos es el resultado de la política alemana en el Viejo Continente. El núcleo de esta política es el dumping de los salarios. En los últimos diez años tuvimos un dumping salarial que llega al 5 por ciento, y ello sin tener en cuenta la inflación. Ningún otro país de Europa conoce una situación semejante derivada del dumping salarial. Esta política de dumping equivale a poner una ametralladora en las manos de los capitalistas alemanes. Es un arma muy destructora. En el siglo pasado, Europa estaba arrasada por tanques alemanes. Ahora está arrasada por la política de Angela Merkel.

-La desaparición de la democracia en Europa es un hecho considerable. El Viejo Continente es la cuna de la democracia. Es un ejemplo pésimo para el mundo. ¿Acaso no es el fin del poder y de los valores de Europa sobre el resto del planeta?

-Veremos qué nos dice el futuro. Creo que el año próximo los pueblos de Europa pueden luchar y levantarse en defensa de los intereses de la democracia y contra los mercados financieros. Ahí tendremos una posibilidad de restablecer la democracia en Europa. Esa es la lucha de la izquierda alemana en ese momento.

-¿Cree usted realmente que habrá un pueblo mayoritario dispuesto a plantear la lucha? ¿Acaso no es demasiado tarde, acaso la ideología del consumo no adormeció las conciencias?

-Creo que bajo las condiciones que existen hoy podemos ver el surgimiento de movimientos sociales fuertes, como ocurrió en Grecia. La situación que encontramos en Alemania incita a ello. La historia está abierta para que la escriban los pueblos.

-¿Qué le ha ocurrido a la socialdemocracia europea? Pese a que su enemigo ideológico, el liberalismo a ultranza, cometió todos los errores posibles y hundió al planeta, el discurso de la socialdemocracia no cuaja, no genera confianza. ¿Es una crisis de la socialdemocracia o una crisis del electorado?

-Las dos cosas. Estoy convencido de que dentro de un futuro inmediato tendremos una explosión en la Eurozona. Tenemos que escribir en los libros de historia que los socialdemócratas alemanes, junto al Partido Verde, fueron el poder político que generó las medidas que conducen al fin del euro. Los socialdemócratas y los verdes iniciaron el dumping salarial. Esa política es la responsable de lo que ocurre hoy. Reconozco el drama total que hay en este momento en Europa por culpa de esta situación. Durante muchos, muchos años, fue necesario que en Europa central hubiese guerras y muerte. Después de 1945 y por primera vez en la historia tuvimos 70 años de paz, lo que es totalmente anormal. La paz en este continente es una anomalía. Si recorremos la historia de Europa veremos que nunca antes tuvimos 70 años de paz seguidos. Ahora bien, esta paz es el resultado de los intercambios de ideas y de mercaderías que se llevaron a cabo bajo el techo de la construcción

(Tomado de Página 12)
Leer más...

18 de septiembre de 2011

Karl Marx tenía razón

Karl Marx pudo haberse equivocado con el comunismo pero, en lo que se refiere al capitalismo, mucho de lo que dijo resultó ser correcto, como señala el filósofo John Gray, quien escribió este artículo para la BBC.







Como efecto secundario de la crisis financiera, más y más gente está dándose cuenta de que Karl Marx estaba en lo cierto.El gran filósofo alemán del siglo XIX, economista y revolucionario, pensaba que el capitalismo era radicalmente inestable.
Tenía incorporada la tendencia de producir auges y colapsos cada vez más grandes y profundos y, a largo plazo, estaba destinado a destruirse a sí mismo.
A Marx le complacía esa característica: estaba seguro de que habría una revolución popular, la cual engendraría un sistema comunista que sería más productivo y mucho más humano.
Marx erró en lo que se refiere al comunismo. Pero su percepción de la revolución del capitalismo fue proféticamente acertada.
No fue sólo sobre el hecho de que en ese sistema la inestabilidad era endémica, aunque en ese respecto fue más perspicaz que la mayoría de los economistas de su época y de la actualidad.
A un nivel más profundo, Marx entendió cómo el capitalismo destruye su propia base social: la forma de vida de la clase media.
La terminología marxista de burgueses y proletariado suena arcaica.
Pero cuando argumentó que el capitalismo hundiría a la clase media en algo parecido a la existencia precaria de los angustiados trabajadores de su época, Marx anticipó un cambio en la manera en la que vivimos que apenas ahora estamos teniendo que afrontar.


                                     A pesar de que se equivocó, Marx pronostico lo que iva a suceder.

Para Marx, el capitalismo era la teoría económica más revolucionaria de la historia, y no hay duda que difiere radicalmente de los sistemas previos.
Las culturas de los cazadores-recolectores persistieron con su forma de vida por miles de años, las esclavistas por casi el mismo tiempo y las feudales por muchos siglos. En contraste, el capitalismo transforma todo lo que toca.
No son sólo las marcas las que cambian constantemente. Compañías e industrias se crean y se destruyen en una corriente incesante de innovación, mientras que las relaciones humanas se disuelven y reinventan en formas novedosas.
El capitalismo ha sido descrito como un proceso de destrucción creativa, y nadie puede negar que ha sido prodigiosamente productivo.
Prácticamente todos los que viven en países como el Reino Unido hoy en día reciben ingresos reales más altos de los que habrían recibido si el capitalismo no hubiera existido nunca.
El problema es que entre las cosas que se han destruido en el proceso está la forma de vida de la que, en el pasado, había dependido el capitalismo.

La promesa...

Los defensores del capitalismo argumentan que le ofrece a todos los beneficios que en la época de Marx sólo tenían los burgueses, la clase media asentada que poseía capital y tenía un nivel razonable de seguridad y libertad durante su vida.
A pesar de que se equivocó, Marx pronosticó lo que iba a suceder.

                        El negocio de los mercados es volátil, y ahora estamos sintiendo las consecuencias.


En el capitalismo del siglo XIX, la mayoría de la gente no tenía nada. Vivían de vender su labor y cuando los mercados se debilitaban, enfrentaban dificultades.
Pero a medida que el capitalismo evolucionó -dicen sus defensores-, un número mayor de personas se beneficiaron.
Carreras satisfactorias dejaron de ser la prerrogativa de unos pocos. La gente dejó de tener dificultades todos los meses por vivir de un salario inseguro. Las personas estaban protegidas por sus ahorros, la casa que poseían y una pensión decente, así que podían planear sus vidas sin temor.
Con la expansión de la democracia y la riqueza, nadie se iba a quedar sin una vida burguesa. Todos podían ser clase media.


La realidad

De hecho, en el Reino Unido, Estados Unidos y muchos otros países desarrollados, durante los últimos 20 a 30 años ha ocurrido lo opuesto.
"La clase media solía pensar que sus vidas se desenvolverían en una progresión ordenada, pero ya no es posible considerar a la vida como una sucesión de niveles en los que cada escalón está más arriba que el anterior"
No existe la seguridad laboral, muchas de las profesiones y oficios del pasado desaparecieron y carreras que duran toda la vida no son mucho más que un recuerdo.
Si la gente posee alguna riqueza, está en sus casas, pero los precios de la propiedad raíz no siempre aumentan. Cuando el crédito es restringido, como ahora, pueden quedarse estancados por años. Una menguante minoría puede seguir contando con una pensión con la cual vivir cómodamente y pocos cuentan con ahorros significativos.
Más y más gente vive al día, con muy poca idea sobre qué traerá el futuro.
La clase media solía pensar que sus vidas se desenvolverían en una progresión ordenada, pero ya no es posible considerar a la vida como una sucesión de niveles en los que cada escalón está más arriba que el anterior.
En el proceso de creación destructiva, la escalera desapareció y para cada vez más personas, ser de clase media ya no es siquiera una aspiración.


Ganancia negativa

A medida que el capitalismo ha ido avanzado, ha llevado a la mayoría de la gente a una nueva versión de la precaria existencia del proletariado del que hablaba Marx.

                                      Gray anticipa más disturbios debido a dificultades financieras.

Los salarios son más altos y, en algunos lugares, en cierto grado hay un colchón contra los sacudones gracias a lo que queda del Estado de bienestar.
Pero tenemos poco control efectivo sobre el curso de nuestras vidas y las medidas tomadas para lidiar con la crisis financiera han profundizado la incertidumbre en la que tenemos que vivir.
Tasas de interés del 0% conjugadas con el alza de precios implica que uno recibe beneficios negativos por su dinero y produce la erosión del capital.
La situación para muchos jóvenes es aún peor. Para poder adquirir las habilidades indispensables para conseguir empleo, hay que endeudarse. Y como en cierto momento hay que volverse a entrenar, hay que ahorrar, pero si uno empieza endeudado, eso es lo último que podrá hacer.
Cualquiera que sea la edad, la perspectiva de la mayoría de la gente hoy en día es una vida entera de inseguridad.


Quienes se arriesgan

Al mismo tiempo que ha despojado a la gente de la seguridad de la vida burguesa, el capitalismo volvió obsoleto al tipo de persona que disfrutaba de la vida burguesa.
"La perspectiva de la mayoría de la gente hoy en día es una vida entera de inseguridad"
En los '80s se habló mucho de los valores victorianos, y los promotores del mercado libre solían asegurar que éste reviviría las virtudes del pasado.
Pero el hecho es que el mercado libre socava las virtudes que mantienen el estilo de vida burgués.
Cuando los ahorros se están desvaneciendo, ser cauteloso puede llevar a la ruina. Es la persona que pide grandes prestamos y que no le tiene miedo a declararse en bancarrota la que sobrevive y prospera.
Cuando el mercado laboral es volátil, no son aquellos que cumplen cabalmente con las obligaciones de su trabajo quienes tienen éxito, sino los que siempre están listos a intentar algo nuevo que aparenta ser más prometedor.
En una sociedad que está siendo transformada continuamente por las fuerzas del mercado, los valores tradicionales son disfuncionales y quien quiera vivir de acuerdo a ellos está en riesgo de terminar en la caneca de la basura.


Se desvaneció en el aire


Examinando un futuro en el que el mercado permea todas las esquinas de la vida, Marx escribió en el Manifiesto Comunista: "todo lo que es sólido se desvanece en el aire". Para alguien que vivió en la Inglaterra victoriana temprana -el Manifiesto fue publicado en 1848- era una observación asombrosamente visionaria.

                                Marx fue el coautor de "El Manifiesto Comunista" con Friedrich Engels.

En esa época, nada parecía más sólido que la sociedad en cuyos márgenes vivía Marx.
Un siglo y medio más tarde, vivimos en el mundo que él anticipó, en el cual la vida de todos es experimental y provisional, y la ruina súbita puede llegar en cualquier momento.
Unos pequeño puñado de gente ha acumulado vastas riquezas pero incluso eso tiene una cualidad de evanescente, casi fantasmal.
En los tiempos victorianos, los verdaderamente ricos podían darse el lujo de relajarse, si eran conservadores a la hora de invertir su dinero. Cuando los héroes de las novelas de Dickens finalmente reciben su herencia, no vuelven a hacer nada jamás.
Hoy en día, no existe un remanso de seguridad. Los giros del mercado son tales que nadie puede saber qué mantendrá su valor, ni siquiera dentro de unos pocos años.


No fue el mayordomo

Este estado de alteración perpetua es la revolución permanente del capitalismo y yo pienso que nos acompañará en cualquier futuro imaginable realísticamente.
Estamos apenas a mitad de camino de una crisis financiera que pondrá muchas cosas de cabeza.
"No importa qué digan los políticos sobre la necesidad de frenar el déficit, deudas de la magnitud de las que se han incurrido no pueden ser pagadas"
Monedas y gobiernos probablemente caerán, junto con partes del sistema financiero que creíamos seguro.
No se ha lidiado con los riesgos que amenazaban con congelar a la economía mundial hace apenas tres años. Lo único que se ha hecho es obligar a los Estados a asumirlos.
No importa qué digan los políticos sobre la necesidad de frenar el déficit, deudas de la magnitud de las que se han incurrido no pueden ser pagadas. Es casi seguro que lo que harán es manejarlas recurriendo a la inflación, un proceso que está abocado a ser muy doloroso y empobrecedor para muchos.
El resultado sólo puede ser más agitación política, a una escala aún mayor.
Pero no será el final del mundo, ni siquiera del capitalismo. Pase lo que pase, vamos a seguir teniendo que aprender a vivir con la energía errática que el mercado emanó.
El capitalismo llevó a una revolución pero no la que Marx esperaba. El exaltado pensador alemán odiaba la vida burguesa y pensó en el comunismo para destruirla.
Tal como predijo, el mundo burgués ha sido destruido.
Pero no fue el comunismo el que cometió el acto.
Fue el capitalismo el que mató a la burguesía.


Fuente: BBC Mundo
Leer más...

11 de septiembre de 2011

Ética


Una pequeña síntesis de lo que es ético y moral, ya que son dos temas utilizados por muchos entre ellos políticos y líderes mundiales y me desconciertan, creo que hay mucha hipocresía.
Para ello me hice unas preguntas, espero coincidan.
1) ¿De qué se ocupa la ética? ¿Porque la ética es una rama de la filosofía?
La ética se entiende como aquella parte de la filosofía que se dedica a la reflexión sobre la moral, es un tipo de saber que utiliza para ello los métodos análisis y explicación propios de la Filosofía sin reducirla a componentes psicológicos, sociológicos, económicos (sin dejar de ignorar que tales factores condicionan de hecho el mundo moral). Intenta comprender la dimensión de las personas.
Filosofamos sobre la Ética para encontrar sentido a lo que somos y hacemos,  sentido para colmar nuestras ansias de libertad, porque la falta de sentido la experimentamos como un tipo de esclavitud.
La Ética es un tipo de saber normativo que pretende orientar las acciones de los seres humanos.
La Ética como filosofía moral se remonta a la reflexión sobre las distintas morales y distintos modos de justificar racionalmente la vida moral. Su manera de orientar las acciones es indirecta.
2) ¿La Ética incide directamente en la vida cotidiana?
La filosofía moral o ética no tiene porque tener una incidencia inmediata en la vida cotidiana, el objetivo último es esclarecer reflexivamente el campo de lo moral y nos puede guiar de forma indirecta como orientación moral para poder obrar racionalmente en el conjunto de la vida entera.

3) ¿Si nos piden tomar postura ante el problema del aborto de la guerra, nos están pidiendo que elaboremos un juicio ético o moral?
 
Se nos está pidiendo que elaboremos un juicio moral es decir una opinión suficientemente meditada de la bondad o malicia de las intenciones, actos y consecuencias que están implicadas en estos problemas (guerra, aborto), a partir de un concepto moral determinado, recién aquí desde una concepción moral válida podemos formular el juicio moral en discusión conociendo los principios básicos de la doctrina moral.
El juicio ético sería el que nos condujo aceptar como válido la concepción moral que nos sirvió de referencia para nuestro juicio moral de los problemas.

4) Según la clasificación Aristotélica de los saberes ¿la ética que tipo de saber es?

La ética es un tipo de saber práctico, pero para poder comprender mejor los saberes que constituyen la ética según la distinción Aristotélica son: Teóricos, poiéticos y prácticos. Los teóricos son descriptivos, nos muestran como es el mundo, es decir lo que hay, lo que es, lo que sucede. Ejemplos: distintas ciencias de la naturaleza, "son los saberes que no pueden ser de otra manera" según Aristóteles. En cambio los saberes poiéticos son los que pueden ser de otra manera y los podemos cambiar a voluntad. Ejemplo escribir un poema, una pintura, etc. Los saberes poiéticos son normativos, no como referencia para nuestra vida, únicamente para ciertos resultados que buscamos.
Dada la aclaración, los saberes prácticos también son normativos, son aquellos que tratan de orientarnos sobre qué debemos hacer para conducir nuestra vida de un modo bueno y justo. Intenta como mostrarnos como obrar bien, conducirnos adecuadamente en el conjunto de nuestra vida.

5) ¿Cual es el uso del término moralidad?
El término moralidad se utiliza a menudo como referente de algún código moral concreto (ejemplo: fulano es defensor de las buenas costumbres, dudo de la moralidad de tus actos, etc. También el término moralidad se distingue frente a otros fenómenos humanos como: legalidad, religiosidad, etc.)Como sinónimo de lo moral identificable entre otras y no reducible a ninguna otra, hecho que se    remite a ciertas tradiciones culturales.
Morales ha habido muchas a lo largo de la historia, en nuestra compleja sociedad moderna con una pluralidad de formas de vida y códigos distintos coexistiendo, no siempre conviviendo. Sin embargo pese a la diversidad de contenidos hay ortos rasgos comunes a las distintas propuestas morales.
6) Rasgos comunes a lo moral o moralidad.

. Toda moral cristaliza en juicios morales (esa conducta es buena, ese reparto ha sido justo, no debes agredir al projimo, etc).

. Los juicios morales corresponden a morales distintas presentan ciertas afinidades.

. Los juicios morales hacen referencia a actos libres, responsables e imputables, lo cual nos permite superar  a los seres humanos una psicología de vida estructurada que haga posible y necesaria la libertad de elección con la consiguiente responsabilidad e impunidad, una moral como Aranguren la llama protomoral.

. El contenido, aquí los juicios morales tratan sobre lo justo y lo bueno de los seres humanos. Los justos presentan un aspecto de exigibilidad auto obligatorio de prescritibilidad aconsejabilidad refiriéndose al conjunto de la vida humana. Estos dos juicios no expresan las mismas cosas en todas las épocas y sociedades ya que el orden de prioridad y las nociones de entender lo justo y lo bueno, no son iguales en todas las épocas. Vimos que la moralidad es un fenómeno muy complejo y admite muchas interpretaciones pero a su vez pone de manifiesto la existencia de una estructura común de estos juicios, re metiéndose a un ámbito particular de la vida humana, distinto de religioso, del jurídico.

7) ¿Qué significa etimológicamente el término ética?

Etimológicamente el término ética quiere decir que se puede intercambiar con el término moral.
A menudo se utiliza la palabra ética como sinónimo de la moral ese conjunto de principios, normas, preceptos, y valores que rigen la vida de los pueblos y de los individuos.
La palabra ética procede del griego ethos, originalmente significaba morada, lugar en donde vivimos, posteriormente significaba el caracteres modo de ser que una persona o grupo va adquiriendo a lo largo de su vida.
El término moral  procede del latín mos, moris, significa costumbre luego significo también carácter adquirido de costumbres o hábitos considerados buenos. Esta coincidencia etimológica de ética y moral aparece como intercambiables en muchos contextos, ejemplo: de una  actitud ética refiriéndose a una actitud  moralmente correcta de un determinado código moral.
No obstante conviene dejar claro ya que en el contexto académico aquí donde nos movemos el término ética  para referirnos  a la filosofía moral y moral para denotar los distintos códigos morales concretos.
Llamamos moral a ese conjunto de principios, normas y valores que cada generación transmite a la siguiente orientada para un comportamiento para llevar una vida buena y justa.
Llamamos ética a una disciplina filosófica que contribuye  a una reflexión de segundo orden sobre los problemas morales.


8) ¿La ética es o puede ser neutral?

La ética no es ni puede ser neutral, caracterizada como filosofía moral no se identifica en principio con algún código moral determinado. Esto no quiere decir que permanezca neutral, puesto que los objetivos propios de la ética la comprometen con ciertos valores y la obliga a denunciar algunos códigos morales como corruptos  o inhumanos y a su vez reafirmar otros si los encuentra razonables, recomendables o incluso excelentes .Dada la complejidad del fenómeno moral y la pluralidad de modelos racionales y de métodos y enfoque filosófico, el resultado ha de ser plural y abierto.

Esto no quiere decir  que la ética fracase en su objetivo de orientación mediata en la acción de las personas. En primer lugar puede haber coincidencia entre distintas teorías éticas en ciertos valores básicos justificados como válidos en la moral vigente .En segundo lugar es posible que en los avances de la investigación ética la misión de la filosofía moral no es justamente de un único código moral.

Autor Laberinto Social


Leer más...

18 de agosto de 2011

Reflexión

La intención de esta página es analizar el mundo, visto desde distintos puntos de vista, con ideas, criticas, propuestas, es lo que nos falta hoy, ya que el sistema trata de obligarnos a no pensar, es decir pensar  por nosotros.
Los que miran tv saben de que estoy hablando, intentan dominarnos con programas vacios de contenido, sexo, los nuevos dioses del futbol, alcohol, drogas. Verdaderos expertos al servicio de los gobiernos de turno, logran anestesiarnos, hacernos caer en escepticismo, haciéndonos creer que no existe otro sistema de gobierno que el que nos imponen. El que reina en el mundo hoy, el CAPITALISMO.
Laberinto es aquello que nos conduce por senderos establecidos,  manipulados como ganado, sin retorno, creemos que debemos romper esta estructura, indignarnos, rebelarnos, despertar.
Sin perder de vista las normas morales de la ética, despertemos referentes olvidados, ya que hoy no existen.
Luchemos por un mundo de igualdad, solidaridad, unidad, fraternidad, paz, música, naturaleza, arte... todo esto se sintetiza en una palabra "AMOR"… Es lo único que puede salvarnos.

Laberinto Social


Leer más...